130 años de la Navaja Suiza

Pocos accesorios igualan la versatilidad de esta navaja inventada por Karl Elsener, como reemplazo para los cuchillos ineficientes que utilizaba el ejército suizo. El diseño original ha evolucionado hasta nuestros días, al punto de encontrar modelos que incorporan desde un simple abrelatas hasta USB, MP4 y puntero láser.

La creación de la navaja suiza fue parte de la necesidad del ejército Suizo, que por 1886 requería un instrumento que pudiera cortar y a su vez le permitiese desmontar el rifle que empleaban en sus operaciones militares. Frente a esta situación, un cuchillero de profesión llamado Karl Elsener propuso un modelo que se impuso por su asombrosa versatilidad. Consistía en una navaja con mango de madera que incluía varios elementos: destornillador, cuchilla, sacabocados y abrelatas.

El mismo inventor la bautizó como “navaja de soldado” -Schweizer offiziersmesser- sin embargo, se empezó a identificar con mayor facilidad como “navaja suiza”, por parte de los soldados estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial, debido a la dificultad que tenían con la pronunciación.

Gracias a su invento, Karl Elsener pasó de su pequeño taller de cuchillería a fundar la compañía Victorinox, con un emblemático producto conocido globalmente que ya forma parte de la historia de la humanidad. Su mango de color rojo y la cruz debajo la marca, son su rasgo icónico.

Hoy en día se fabrican muchos modelos que incluyen combinaciones insospechadas de herramientas para distintas tareas de uso doméstico y tecnológico. Las más completas tienen hasta 87 herramientas y 141 funciones diferentes.

El éxito de la multi-herramienta es tal, que se ha convertido en un objeto de culto, incluso cuenta con un lugar especial en el MoMA de Nueva York y el Museo de Artes Aplicadas de Múnich.

0 Comentarios

Sin comentarios!

Sin comentarios por el momento, puedes ser el primero.

Enviar comentario

Tu email no será visible. Requerido *