¿Cambia el sabor del vino cuando no se sirve en la copa indicada?

Catar vino no tiene que ver únicamente con beberlo, es la sensación que experimentas desde el momento en que descorchan la botella. Por esta razón, es indispensable servirlo en el recipiente indicado. Los expertos recomiendan usar siempre una copa de cristal, porque esta permite captar mejor los aromas y sabores del vino.

Tres estudios de la Universidad Politécnica de Valencia, junto con la Universidad de Oxford y el King’s College de Londres publicados recientemente, aseguran que las propiedades de los recipientes en que se sirven los alimentos y las bebidas influyen en el sabor de las mismas; este varía dependiendo del material del recipiente.

Para los amantes del vino, beberlo es todo un ritual que consiste en descorcharlo, servirlo y oxigenarlo. La copa es una herramienta muy importante para conocer mejor el vino que bebemos; apreciar su aroma, degustarlo y sentir su sabor a profundidad.

Un buen vino requiere ser servido en una copa adecuada, debido a la gran cantidad de sustancias volátiles y aromáticas que posee, las cuales se perdería si no se sirve en el recipiente ideal.

El cáliz es la parte más importante de la copa, el recipiente que contiene al vino. La cintura más ancha que la boca, la mitad del cáliz; se llama Ecuador, lo que marca el punto máximo hasta el que debe ser llenada la copa, es en este punto donde se ofrece un área de evaporación que volatilizan los compuestos y le imprimen carácter a un vino. Es por ello que cuando sirven un vino, comenzamos ese giro del vino y luego apreciamos los aromas que se desprenden del contacto entre el vino y el oxígeno, mientras más se realiza esto más aromas se desprenden, éstos, son importantes a la hora de beber el vino, ya que luego nos brinda esa sensación de sabor en la boca. 

Las copas de vidrio son las más comunes, y casi en toda casa hay una, las de cristal por su costo no son tan comunes. Al ser más delgadas que las de vidrio, conservan a mejor temperatura del vino ya que no guardan tanto calor en comparación a las más comunes, además las copas de cristal permiten que el vino se impregne en una mayor superficie al ser más poroso que el vidrio, lo cual resulta en una mejor apreciación de los aromas que el vino nos pueda ofrecer.

Texto tomado de Revista El Conocedor

0 Comentarios

Sin comentarios!

Sin comentarios por el momento, puedes ser el primero.

Enviar comentario

Tu email no será visible. Requerido *