Municiones anti-colesterol

Aunque el colesterol es una sustancia que tiene un trabajo vital dentro de la cadena de funciones de las células del cuerpo, el exceso de esta sustancia puede tener efectos negativos para el cuerpo. Hipertensión, cardiopatías, endurecimiento de arterias, disfunción eréctil, entre otros padecimientos, son los posibles riesgos de no controlar los niveles de colesterol nocivo en el organismo.

Avena

La ingesta de avena tradicional es una alternativa ideal para disfrutar de su fibra soluble que disminuye los niveles de lípidos de baja densidad (LDL: colesterol perjudicial). Este alimento contiene un antioxidante potente y único que contrarresta el daño destructor de ateroesclerosis de los radicales libres. Como advertencia, se debe entender que no todas las presentaciones de avena son las apropiadas para este efecto. Por lo tanto, las galletas de avena que usted encuentra en el mercado no son apropiadas, ya que generalmente contienen grasas trans que perjudican la salud. De igual manera, la avena con sabores de fruta tampoco es recomendable por su carga de azúcar.

Almendras

Para llevar una dieta más sana, sustituya aquellas comidas que contienen colesterol alto como papas fritas y galletas saladas por almendras. El aporte nutricional de ellas se traduce en beneficios por sus múltiples vitaminas y minerales, entre los que se destaca el magnesio, sustancia de gran utilidad al momento de regular los niveles de azúcar y la presión sanguínea. En balance, los frutos secos, al  contener ácidos grasos omega 3, son alternativas para mejorar la proporción de LDL y HDL (colesterol bueno).

Manzanas

Es una poderosa fuente de antioxidantes de origen vegetal. Los polifenoles son su carta más contundente para instar al hígado a deshacerse del colesterol LDL y, a su vez, limita la acumulación de placa. El consumo de la cáscara es una garantía nutricional que esta fruta proporciona. Adicionalmente, las manzanas reducen la producción de moléculas inflamatorias relacionadas con el riesgo cardíaco.

Cebada

Este cereal también se ha convertido en una de las insignias en el combate del colesterol malo. Por ello, es muy aconsejable sustituir algunos alimentos que son hechos a base de trigo y usar la cebada para aprovechar sus beneficios. La riqueza de betaglucanos, una clase de fibra soluble, que están presentes en este alimento ha demostrado su eficacia en pro de la reducción de LDL.

Ajo

El ajo cuenta con algunos nutrientes como alina, alicina y saponinas que ayudan a reducir el colesterol, adelgazar la sangre y fortalecer el sistema inmune. La incidencia del ajo en la disminución de LDL se produce debido a que ataca directamente la enzima productora de colesterol del hígado. El consumo de un diente de ajo, como cantidad mínima en el día, estimula la capacidad del cuerpo para disolver los coágulos que podrían provocar un infarto al bloquear las arterias llenas de placa.

 

 

 

0 Comentarios

Sin comentarios!

Sin comentarios por el momento, puedes ser el primero.

Enviar comentario

Tu email no será visible. Requerido *