Murió la leyenda del boxeo Muhammad Ali

Muhammad Ali, uno de los mayores deportistas del siglo XX, murió este viernes 3 de junio en un hospital en Phoenix, Arizona, a los 74 años debido a complicaciones respiratorias, tras ser ingresado el jueves de esta semana. El boxeador llevaba 32 años batallando contra la enfermedad de Parkinson, un desorden del sistema nervioso que afecta al movimiento.

Alí se retiró de los cuadrilateros en 1981, con su derrota contra Trevor Berbick, el 11 de diciembre, en el Centro de Deportes Queen Elizabeth en Nassau.

El exboxeador estadounidense sufrió durante más de treinta años la enfermedad de Parkinson y había sido hospitalizado dos veces a finales de 2014 y principios de 2015 por neumonía e infección del tracto urinario.

La leyenda

Nacido como Cassius Clay, campeón olímpico en Roma en 1960, comenzó su carrera profesional el mismo año y se convirtió en el campeón mundial de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) en 1964 al derrotar a Sonny Liston por nocaut en el séptimo asalto.

Maestro indiscutible de los pesos pesados, apodado “el más grande”, conmocionó a los Estados Unidos en 1967 por negarse a hacer el servicio militar e ir a la guerra de Vietnam por sus creencias religiosas.

Fue encarcelado, despojado de su título y se le prohibió el boxeo durante tres años y medio antes de volver a ser campeón del mundo en 1974, al lograr los títulos de la AMB y CMB, cuando ganó por nocaut a George Foreman durante la “Batalla en la Selva” en Kinshasa, en la República Democrática del Congo, antigua Zaire.

Ali perdió luego su título por puntos ante Leon Spinks el 15 de febrero de 1978 y lo recuperó después en la revancha el 15 de septiembre del mismo año.

Tres veces campeón mundial de peso pesado y es considerado por muchos especialistas como el mejor púgil de todos los tiempos.

0 Comentarios

Sin comentarios!

Sin comentarios por el momento, puedes ser el primero.

Enviar comentario

Tu email no será visible. Requerido *