Residuos industriales podrían convertirse en hidrógeno

Un estudio presentado por científicos de la Universidade Estadual Paulista (Unesp) de la localidad de Araraquara (interior del estado de São Paulo, Brasil), busca desarrollar un método que podría beneficiar al sector citrícola al igual que al de azúcar, alcohol, industrias de refrescos, cervezas y otros alimentos.

La finalidad de método, es estudiar la factibilidad de empleo de agua residual de la industria de jugo de naranja para producir hidrógeno, una fuente de energía renovable, inagotable y no contaminante. La investigación, que cuenta con el apoyo de la FAPESP, se encuentra en marcha en el Centro de Monitoreo e Investigación de la Calidad de Combustibles, Biocombustibles, Petróleo y Derivados (Cempeqc) del Instituto de Química de la Unesp.

Las pruebas que se realizaron mediante el empleo de agua residual, con todas las impurezas, mostraron resultados sumamente prometedores ya que se logró transformar alrededor del 65% de este residuo en hidrógeno. Según lo explica Sandra Imaculada, Maintinguer, investigadora del Cempeqc debido a que los microorganismos se valen de los nutrientes para crecer y multiplicarse, la producción nunca llega al 100%.

Para la investigadora, la ventaja de producir hidrógeno a partir de aguas residuales, radica en aprovechar de manera sostenible una fuente de carbono que actualmente se desecha como la generada en la propia industria, para abastecer las bombas de los sistemas de tratamiento biológico con un compuesto casi tres veces más energético que los hidrocarburos y que el metano, y cuatro veces más que el etanol.

El grupo de investigadores del Cempeqc está estudiando tres residuos distintos del procesamiento de la naranja cedidos por una empresa con sede en la localidad de Matão (São Paulo): la melaza, la vinaza y el agua residual. Aunque la melaza y la vinaza exhiben concentraciones más elevadas de azúcares (entre 40 y 150 g glucosa/L), pruebas preliminares sugieren que el agua residual (12g glucosa/L) es la más indicada para la producción biológica de hidrógeno.

 

Fuente: Revista iAlimentos

 

0 Comentarios

Sin comentarios!

Sin comentarios por el momento, puedes ser el primero.

Enviar comentario

Tu email no será visible. Requerido *