Robert Zemeckis recrea la travesía dramática del equilibrista de las Torres Gemelas

Símbolos de la genialidad arquitectónica de Nueva York, las Torres Gemelas del World Trade Center colapsaron en un ataque terrorista el 11 de septiembre de 2001.

La imagen de los colosos de vidrio desplomándose en medio del fuego, el polvo y el humo se quedaron para siempre en el imaginario de muchas personas. Pero el filme “En la cuerda floja” (The Walk en el título original) quiere rescatar momentos más agradables.

Este largometraje se estrena en salas de cine a partir del jueves 8 de octubre y se podrá apreciar en 3D.

De acuerdo con el actor Joseph Gordon Levitt, protagonista del filme, se trata de una “celebración de los momentos más felices de las Torres Gemelas. Cuando pensamos en ellas, a nuestras mentes llegan inmediatamente las imágenes de la tragedia. Creo importante recordar lo que ocurrió, pero es esencial recordar los tiempos alegres para reconocer lo que perdimos”, asevera Gordon Levitt quien encarna al equilibrista francés Phillipe Petit.

Este momento ocurrió el 7 de agosto de 1974, cuando Petit atravesó la distancia entre las puntas de los dos rascacielos caminado, sin redes de seguridad, por un cable de acero a una altura de más de 400 metros, desafiando la muerte durante 45 minutos.

“Phillipe fue el primero en admitir que era una locura, pero fue eso lo que me atrajo del personaje2, cuenta Gordon Levitt, quien entrenó por ocho días para aprender a maniobrar como equilibrista.

 

Petit me insistió que yo saldría sabiendo lo que tenía que hacer y el estaba en lo cierto. Cuando usted anda sobre ese hilo, necesita encontrar un punto fijo delante de sus ojos donde debe concentrarse y no pensar en más nada. Si el foco disminuye, usted pierde el equilibrio y cae”.

Zemeckis, un cineasta poco propenso para dirigir filmes simples, quería hacer un proyecto que fuera mucho más que el simple hecho de contar una historia de este hecho, retratado en el documental “Man on wire”, ganador del Oscar en 2009.

“Mi película es una carta de amor a Nueva York”, resume el director a través de una video conferencia. “El documental es muy bueno porque dio voz a los personajes involucrados, pero no fue capaz, pero no fue capaz de capturar en la pantalla la increíble hazaña que Phillipe Petit creó en el cielo de Manhattan.

Para eso, Zemeckis estudió detalladamente los edificios originales y recreó las cimas de ellos con las medidas reales en Montreal, Canadá.

“Creo que vi todas las fotos que existen de las torres” indica el director, quien hizo que el actor hiciera equilibrio en un cable de acero auténtico, con la seguridad del estudio, pero también creó una versión digital del personaje, efectos climáticos para acentuar el dramatismo y ángulos en tercera dimensión, capaces de impactar a los espectadores.

 

 

Fuente: Folha S. Paulo.

 

Traducción: Charlie Mantilla.

0 Comentarios

Sin comentarios!

Sin comentarios por el momento, puedes ser el primero.

Enviar comentario

Tu email no será visible. Requerido *