Rory McIlroy es el nuevo ganador de la FedEx Cup en el PGA Tour

Luego de una década de existencia, por fin el PGA Tour logró su objetivo: entregar un final vibrante, emocionante para la carrera de puntos final de la FedEx Cup con un ‘playoff’ que entregó más de 11 millones de dólares a su gran ganador, el norirlandés Rory McIlroy.

La emoción estuvo a tope en Atlanta, en donde todo parecía indicar que el estadounidense Dustin Johnson se iba a llevar la victoria en el cuarto y último torneo de la serie y, por ende, la FedEx Cup.

Sin embargo, el ganador del U.S. Open fue el peor de los diez primeros clasificados y con una vuelta de 73 golpes (+3) bajó hasta la quinta plaza, viéndose obligado a tener que esperar para saber quién ganaba el torneo y si McIlroy no lograba el triunfo alzarse con la victoria en esta edición.

Unas opciones que el norirlandés se dio después de jugar una última vuelta memorable, con 64 golpes -su mejor recorrido de la semana- y con un águila en el hoyo 16 que le dio la vida y las opciones reales de victoria.

McIlroy supo que tenía posibilidades de ganar la FedEx Cup en este 2016 cuando se llevó la victoria en el Deutsche Bank. Fue en ese preciso momento cuando desaparecieron los problemas con el ‘putt’, con los hierros largos y con muchos segmentos de su juego que hasta ese instante no habían funcionado como el habían querido este año.

Tres jugadores acabaron con 268 golpes (-12), Kevni Chappel, McIlroy y Ryan Moore. El europeo, que buscaba ser el segundo jugador de ese continente en ganar la FedEx Cup tras la victoria del sueco Henrik Stenson, parecía que lo tenía todo a su favor en el primer hoyo de desempate, el 18, después de pegar un ‘drive’ de gran factura y un segundo golpe con el que dejó su bola a menos de dos metros del hoyo y jugar para águila.

“No es un secreto que este era uno de mis objetivos. Tenía qué tener esto en mi hoja de vida. El estar aquí y haber podido ganar la FedEx Cup y dos torneos en apenas tres semanas es algo muy especial. Es espectacular”, aseguró McIlroy.

Kevin Chapell fue el primer en caer eliminado al fallar su opción de ‘birdie’ y luego tras él jugó Moore, que tenía otro ‘putt’ de tres metros, muy similar al que también tuvo en el 18 para intentar seguir con vida, para seguir en juego. Objetivo que cumplió embocando y obligando a McIlroy a meter su águila si quería ganar.

“Hay que seguir adelante, seguir jugando y esperar a que lleguen nuevas oportunidades”, aseguraba Chapell. “Esta vez no he tenido suerte o no he sabido conseguir mis objetivos, pero estoy contento de como he jugado, aunque el resultado no haya sido bueno para mí”, comentó Chapell tras su eliminación.

Con la salida del primero de los invitados al desempate, todo dependía de McIlroy, que tenía dos metros para águila y para llevarse el torneo y la FedEx Cup después del ‘birdie’ de Moore. El norirlandés lo tenía todo a su favor, pero su bola hizo una corbata espectacular y la emoción continuaba un poco más con los dos jugadores que compartieron partido en la última jornada.

De nuevo en el 18 y con Johnson muy atento a todo lo que estaba pasando en el campo -pues si ganaba Moore Johnson ganaba la FedEx- el primero en salir fue el estadounidense que esta vez dejó su bola algo más largo que en el anterior intento pero de nuevo en el rough.

McIlroy le pegó con igual potencia que en su primer intento, pero su bola terminó en el mismo destino que la de Moore. El norteamericano dejó su bola antes del lago obligándose luego a dar un golpe de 200 metros hasta el ‘green’ mientras que McIlroy le pegó debajo de un árbol que situaba su bola muy cerca de green y de nuevo con ventaja respecto a su rival.

En el ‘approach’, el norirlandés se dejaba una opción complicada de ‘birdie’, dejando ambos el par para seguir hacia su tercer hoyo extra. Allí Moore dejó su bola corta de bandera, de nuevo en el rough, mientras que McIlroy -quizá por la adrenalina- se pasaba de bandera unos quince metros dejando las fuerzas igualadas, una vez más. En sus segundos golpes los dos hicieron par y ambos se dirigieron al 16 para jugar el cuarto capítulo de este gran final.

Allí, Moore se lió con un mal golpe y aunque firmó el par, un birdie impresionante de McIlroy de casi cuatro metros le daba su segundo triunfo en los cuatro torneos de la FedEx de este año y un triunfo para la historia que se convierte en una perfecta introducción para la Ryder Cup.

“He jugado muy bien en esta última jornada y durante todo el fin de semana y estoy muy contento de haber logrado el triunfo emocionante”, puntualizó McIlory.

Johnson, por su parte, quedó en la segunda posición en puntos en la FedEx Cup, seguido por su compatriota Patrick Reed y por el australiano Adam Scott. El argentino Emiliano Grillo fue undécimo, mientras que el venezolano Jonathan Vegas acabó de 29 en el orden final.

 

Fuente: Federación Colombiana de Golf

0 Comentarios

Sin comentarios!

Sin comentarios por el momento, puedes ser el primero.

Enviar comentario

Tu email no será visible. Requerido *